Represión Republicana en Antequera.

La represión en la ciudad de Antequera resultaría ser, en teoría, el «modelo» de estudio por excelencia. Casi, a priori, podrían establecerse hipótesis y cual «annalista» moderno cerrarlas sin comprobación alguna: el latifundio en su más acabada estructura, el caciquismo ilustre y representativo. En una palabra nos hallaríamos en la línea divisoria de la historia; la lucha entre el cacique, el propietario agrícola y los jornaleros, los más pobres de los trabajadores del campo. Idílico lugar para sumergirse en la manifestación más primaria de la lucha de clases y del determinismo económico.

Sin duda, la situación es más compleja, como vemos en la distribución de las muertes.

Solo el 26 % —que quedaría reducido al 13 % si hacemos la distinción entre propietarios y usufructuarios (más compleja en términos de lucha política)— reúne la expresión de la «violencia campesina». Obsérvese que el resto: abogados, funcionarios, procurador, perito industrial, agente comercial, industriales, comerciantes, estudiantes… se escapan de nuestra pretendida hipótesis. Una explicación exigiría el elevado número de muertes en el clero, que sorprendentemente no se correspondía, siendo el único caso, junto a Archidona, sin grandes destrucciones de edificios de culto. 

Como en la mayoría de los pueblos, el número de muertes se vio aumentado por ser efectuado sobre familias enteras: Cámara, Cuadra, García Berdoy, León, Muñoz Rojas, Moreno Fernández de Rodas, Ramos Castilla… 

De la lectura ponderada de los informes y las consultas orales puede determinarse, que entre el 90 y el 98 % fueron muertos por arma de fuego, no cumpliendo requisitos ”formales” o “legales” del fusilamiento. Solo en varios casos se habla de «ensañamiento a tiros», uno al que se le golpea la cabeza con salida de masa encefálica, dos que tras ser tiroteados es «machacada la cabeza con objetos contundentes», uno muerto que fue su cadáver expuesto y profanado, uno al que le «fue machacada la cabeza con una piedra». Con excepción «de un labrador muerto por treinta obreros» en un cortijo, los autores son señalados como «milicianos», «milicias», y «sacados por las turbas» o simplemente «sacados». No más de 3 o 4 «fueron hallados muertos». De mayor dificultad resulta el caso del obrero José Castilla Pedroza, que fue incendiada su casa…». En realidad, pudo ser  él mismo, quien prendió fuego, probablemente en ataque de enajenación. 

Como en todo el amplio espectro represivo la pertenencia de los represaliados es el Bloque Nacional, A. P. y en menor medida F.E. o el P. Radical.

En la Causa General  se  cuantifican  132  «víctimas».  Sin  duda,  de  los 82 por nosotros presentados, el resto, hasta 132, deben consignar los años 1936–1939, siendo muertos en los frentes de guerra.

Censo: 32 974 habitantes

  • ALCOHOLADO LUQUE, FRANCISCO. 64. 22-7-36. Muerto a balazos por un grupo de 30 obreros en el cortijo Fuente del Acebuche. 
  • ARTACHO MUÑOZ, ESTEBAN. 66 a; casado, farmacéutico; 7-8-36. Fue sacado de su domicilio en Cuevas Bajas por un grupo de milicianos que le trajo al término de Antequera, donde lo asesinaron a tiros. 
  • BURGOS GARCÍA, AGUSTÍN. 64 a; industrial; casado; 6-8-36. Su filiación de extrema derecha le hizo objeto de persecuciones que lo llevaron a ocultarse en el domicilio de su sobrino Juan Abad Burgos, marxista destacado que le defendió cuando fueron a sacarle para asesinarle, produciéndose un incidente en que las milicias rojas de caballería llegaron a enfrentarse con los grupos marxistas que trataban de detener al Sr. Burgos. El incidente fue resuelto por un recado de A. G., que ordenó que dejaran al pueblo que hiciera justicia. El Sr. Burgos fue asesinado a las afueras de la población. 
  • CALONGE PÉREZ, EUSEBIO. 42 a; casado; comisionista; 4-8-36. De Acción Popular. Fue sacado de su domicilio por su hermano político, D. José Cuadra Blázquez, y asesinado a tiros en la puerta de su casa. 
  • CÁMARA LÓPEZ, FRANCISCO DE LA. 52; viudo; 30-7-36. Directivo del Partido Agrario. Fue detenido como fascista e ingresado en la Cárcel el 23-7-36, de donde fue sacado por las turbas que la asaltaron el día 30 de julio llevándolo a la Moraleda, donde le fusilaron con otros señores. 
  • CARREIRA  JIMENEZ,  ANTONIO.  28;  casado;  perito  químico;  24-7-36. Era directivo de A. P. Fue sacado por las turbas en unión de su esposa y su hijo del domicilio de D. Eusebio Ureta (donde se había refugiado), momentos después de haber sido asesinados su padre político, D. José Rojas Manzanares. Al llegar el Sr. Carreira a la puerta del Banco de España, fue objeto de una descarga, que hizo caer al suelo mortalmente herido al Sr. Carreira y levemente herida a su esposa, resultando ileso su hijo, que solo contaba unos meses de edad.
  • CASARES MENÉNDEZ, ALEJANDRO. Fr. José, de 40 a; sacerdote; casado, 5- 8-36. Fue sacado del Convento de P.P. Capuchinos en unión de otros religiosos y fusilado ante el Chauchina. monumento a la Inmaculada en la explanada existente a la puerta del convento.
  • CASTILLA PEDRAZA, JOSÉ. 44; viudo; jornalero; 3-8-36. Fue incendiada su casa en calle Martín Gutiérrez por suponer fascista a José Castilla Pedraza, que así como su madre murieron por asfixia, presentando ambos quemaduras de segundo y tercer grado en todo el cuerpo. 
  • COBOS  RODRÍGUEZ,  ANTONIO.  60  a;  casdo;  30-7-36.  Este  señor residía en Málaga desde varios años antes y fue encontrado su cadáver en Bobadilla, donde tenía intereses. Traído al cementerio de esta ciudad, el forense apreció en su cadáver varias heridas producidas por arma de fuego, una de ellas con pérdida de la masa encefálica. 
  • CONEJO CONEJO, ROMUALDO. 55; presbítero; párroco de S. Pedro; 7-8-36. Afiliado al Bloque Nacional, fue sacado de su casa por las turbas y asesinado a tiros en una callejuela casi enfrente de su domicilio. 
  • CUADRA BLÁZQUEZ, JOSÉ MARÍA. 48 a; casado; fabricante; asd, 4-8-36. Aunque derechista, no estaba significado en política. Invadieron las turbas su casa para efectuar un registro a fin de detener a su hijo D. Daniel Cuadra Burgos, muy significado como directivo de F.E. y no habiéndolo podido capturar asesinaron a D. José Cuadra a tiros en presencia de su señora y de sus hijos, obligando después a estos a desalojar la casa donde establecieron una guardia que permaneció en ella tres o cuatro días. 
  • CUADRA BLÁZQUEZ, JUAN. 45 a; casado; propt. e indtal.; 6-8-36. Afiliado al partido Radical, representaba la extrema derecha dentro del núcleo político y era concejal por elección desde el 12 de abril de 1931. Fue sacado por las turbas del domicilio y llevado a la explanada del convento de Capuchinos, donde fue muerto a tiros. 
  • CHECA PALMA, RAMÓN. 35 a; casado; propt.; 30-7-36. El 22 de julio fue detenido en su domicilio de esta ciudad por un conocido pistolero de Málaga llamado J. A. T., que ejercía el cargo de la Guardia Municipal de Fuente Piedra, quien lo ingresó en la cárcel de este partido, de donde fue sacado el 30 de julio por las turbas que asaltaron la prisión, y en unión de otros detenidos llevado maniatado a las afueras, donde en el sitio llamado La Moraleda, fue asesinado a tiros. Formaba parte del Comité Local del Bloque Nacional. 
  • DESCONOCIDO. 1-9-36. Este día ingresó en el cementerio de esta ciudad el cadáver de un hombre de 25 a 30 años de edad, que no pudo ser identificado, obteniéndose fotografías del mismo por orden judicial. Presentaba heridas en vías de cicatrización y otras posteriores de arma de fuego, una de ellas calificada de mortal por el forense. 
  • ENRÍQUEZ LORENTE, ANTONIO. 42 a; casado; jefe de la escala técnica de Correos; 30-7-36. Este funcionario estaba destinado en Madrid y por considerársele fascista fue destinado a la estación de Bobadilla después del advenimiento del Frente Popular. Había venido a esta ciudad en la tarde del 18 de julio, y cuando salía del Círculo Recreativo, fue detenido y llevado a la alcaldía. El 23 del mismo mes fue ingresado en la cárcel de este partido de donde le sacaron las turbas el día 30 y en unión de otros detenidos fue llevado a La Moraleda, donde lo fusilaron. 
  • FERNÁNDEZ, WILIBALDO. 67 a; presbítero, Párroco de S. Miguel; 5-8-36. Sacerdote Ejemplar. Fue sacado de su domicilio por las turbas y asesinado en la explanada de Capuchinos. Lo fusilaron. 
  • GALLARDO  LLAMAS,  FRANCISCO.  32  a;  casado;  obrero;  30-7-36. Pertenecía a Acción Popular y fue detenido por orden de la alcaldía, ingresando en la cárcel el de julio, siendo sacado de la cárcel al ser asaltada esta por las turbas, y fusilado en las afueras, con otros detenidos. 
  • GARCÍA BERDOY, PEDRO (marqués de las 50; casado; ingeniero: 5-8-36. Residía habitualmente en Córdoba y solo acostumbraba a pasar temporadas en su casa de Escalonias). Antequera, donde no tenía actividades políticas ni se le conocían enemigos. Fue sacado de su casa por las turbas y asesinado a tiros a corta distancia de ella, mientras unos milicianos encañonaban a su esposa e hijas, amenazándolas con disparar si escandalizaban con su llanto. Ya caído en el suelo el Sr. García Berdoy, su cadáver fue objeto de toda clase de excesos, al extremo de que un individuo llamado Juan López Lara bailó sobre el cadáver y le hundió el cráneo con el tacón de su bota. 
  • GARCÍA GÁLVEZ, FERNANDO. 54; casado; 26-7-36. Fue varias veces concejal y presidente del ayuntamiento, retirándose de la política activa al ser proclamada la República, incorporándose luego a Acción Popular. En unión de su hermano D. Juan se hallaba en su finca Cortijo Blanco, próximo a Bobadilla, donde fue un automóvil con varios milicianos que sacaron de la finca a ambos señores so pretexto de traerlos a Antequera para prestar una declaración, siendo encontrados sus cadáveres en el sitio llamado HOYO DEL MUERTO. El cadáver de D. Fernando presentaba numerosas heridas de arma de fuego en todo el cuerpo, teniendo la cabeza destrozada totalmente. 
  • GARCÍA GÁLVEZ, JUAN. 52 a; soltero; 26-7-36. La detención de este señor se produjo de la misma forma que la de su hermano. Su cadáver presentaba también muestras de ensañamiento y fue hallado a pocos metros del de su hermano. No había realizado nunca política activa.
  • GONZÁLEZ CAMPOS, JOSÉ. Fr. Ángel de 55; sacerdote; guardián del Convento de P.P. Capuchinos; 5-8-1936. En la tarde de este día se presentaron las Cañete, turbas a la puerta del convento obligándolo a salir del mismo con otros religiosos y aunque las excitaciones de este religioso produjeron entre las turbas momentos de indecisión, pronto reaccionaron y lo asesinaron a tiros a la puerta del convento, ante el monumento a la Inmaculada. 
  • HERRERO SÁNCHEZ, SEBASTIÁN. 60; casado; 7-8-36. Este Sr. se vio obligado a desalojar su domicilio en la noche del 19 de julio al ser asaltado por las turbas que incendiaron cuanto en él había. Detenido el Sr. Herrero en la casa en que se había refugiado, fue llevado al arresto municipal donde permaneció 6 o 7 días sin darle alimento de ninguna clase e interceptando los que de su casa le enviaban. En la noche del 7 de agosto fue sacado de la prevención y llevado al cementerio en cuya puerta fue fusilado. 
  • HIDALGO VILARET, FRANCISCO. 47; presbítero; párroco de Santiago; 5-8-36. En la mañana de este día fue sacado de su domicilio por las turbas que le asesinaron a tiros en la Cruz Blanca, ensañándose con el cadáver, cuya cabeza golpearon produciéndole la fractura de la bóveda craneana con salida de masa encefálica. 
  • JIMÉNEZ DEL PINO, JOSÉ. 70; sacerdote; vicario de Álora; 19-7-36. Este sacerdote, antequerano de nacimiento, desempeñaba el cargo de vicario arcipreste de Álora, cuyo pueblo abandonó pocas semanas antes viniendo a refugiarse a Antequera, donde se estimaba más seguro. En la tarde del 19 de julio regresaba del Convento de las Descalzas de cumplir deberes de su ministerio, siendo agredido por un grupo que le produjo varias heridas de arma blanca en el costado y vientre. Fue llevado al domicilio del médico D. Rafael Rosales Salguero, quien, ante la gravedad de las heridas, pidió una camilla al Hospital para trasladarlo a dicho centro, efectuándose el traslado enseguida. Si bien una vez que el herido estuvo en la camilla, los encargados de llevarla prolongaron el camino en vez de efectuar el recorrido por el trayecto más corto, haciendo, además, frecuentes paradas, que aprovechaban grupos de extremistas para descubrir al herido y hacerle objeto de los mayores insultos, a los que la víctima respondía: «¿Qué os he hecho para que así me maltratéis?». Operado al ingresar en el establecimiento, falleció al poco. 
  • JIMÉNEZ VIDA, JOAQUÍN. 33; casado; 7-8-36. Fue sacado del domicilio de su padre Luis Moreno y llevado a la puerta del cementerio, donde fue asesinado a tiros. 
  • JIMENEZ VIDA, JUAN. 39; casado; 7-8-36. A pretexto de que tenía que prestar una declaración fue sacado de su casa por unos milicianos y llevado en un automóvil a la explanada de Capuchinos, donde lo asesinaron a tiros. 
  • LEÓN MOTTA, JOSÉ. 60; casado; procurador; 5-8-36. Aunque afiliado al Bloque Nacional, no intervenía en política activa desde que cesó en los cargos de concejal y alcalde que había desempeñado varias veces antes de la caída de la monarquía. Fue asaltada su casa por las turbas y sacado de ella, siendo asesinado a tiros a pocos metros de su domicilio, habiéndose ensañado después en el cadáver. 
  • LEÓN SORZANO, ARTURO. 30; casado; agente comercial; 5-8-36. Venía siendo objeto de constantes persecuciones desde que se encargó del Gobierno el Frente Popular por ser uno de los más destacados afiliados a Falange Española. Fue sacado del domicilio de su padre, D. José León Motta al ser asaltado por las turbas y asesinado a tiros en la calle a corta distancia de su casa. 
  • LEÓN SORZANO,  ENRIQUE. 39; casado; procurador; 5-8-36. Monárquico, afiliado a Bloque Nacional, prestaba desinteresadamente sus servicios a cuantos obreros necesitaban de su profesión, no obstante lo cual fue sacado del domicilio de su padre, Sr. León Motta, y muerto a tiros a la vez que uno de sus hermanos a unos 50 metros de su casa. 
  • LEÓN   SORZANO,   FERNANDO.   28   a;   soltero;   5-8-36.   También falangista destacado. Fue sacado como sus hermanos del domicilio de su padre y asesinado a tiros en unión de su hermano D. Enrique en la calle, ensañándose las turbas con su cadáver, cuya cabeza aparecía machacada con un objeto contundente. 
  • LEÓN SORZANO, JOSÉ. 41 a; casado; 5-8-36. Tesorero del Comité Local de Bloque Nacional y amigo personal de D. José Calvo Sotelo, era uno de los más activos elementos del núcleo que pertenecía lo que motivó que su casa, inmediata al Cuartel de la Guardia Civil, fuera saqueada el 20 de julio por las turbas, que al encontrar determinados retratos y recuerdos de su viaje a Roma con motivo de la boda de D. Juan de Borbón se ensañaron en la destrucción de todo el mobiliario, lo que obligó al Sr. León a refugiarse en el domicilio de su padre, Sr. León Motta, de donde fue sacado al mismo tiempo que este y sus hermanos y asesinado a tiros en la puerta de ella. 
  • LEÓN SORZANO, MANUEL. 43; casado; abogado; 6-8-36. Su filiación monárquica, su amistad con el Coronel Se… y el ser falangistas sus hijos, le hicieron tener que en su familia se desarrollara una tragedia análoga a la de la casa de su padre, Sr. León Motta, por lo que hizo a sus hijos ocultarse en los pisos altos de su domicilio preparándoles la huida por si la necesitaban y él estuvo constantemente en una sala baja vigilando la calle. Cuando las turbas se presentaron ante su casa y sintió a algunos en el portal salió de este cerrando la puerta tras de sí y pidió que le indicaran a dónde había de ir, siguiendo el camino que le señalaron delante de los rojos, con tan absoluta tranquilidad que nadie que lo viera podría creer que iba a ser asesinado; al llegar a las afueras le indicaron que continuara por un camino que conduce al cementerio, contestando el Sr. León que si trataban de  matarlo  allí estaba bien, negándose a andar un paso más. Le ordenaron que se volviese de espaldas y se negó a ello, y abriéndose la camisa les dijo: «Los hombres mueren de frente. Aprended vosotros de mí, porque antes de ocho días os tocará a vosotros». La respuesta fue descarga a bocajarro, incrustándose los tacos en las heridas. A petición de algunas milicianas, el cadáver fue expuesto desnudo en el cementerio, donde fue profanado. 
  • LÓPEZ LÓPEZ, RAMÓN. 45; casado; obrero agrícola; 28-7-36. Apareció muerto a tiros en el cortijo de Zarcos, donde prestaba sus servicios como encargado, suponiéndose que su asesinato se debió a no haber secundado las huelgas anteriores al movimiento. 
  • LUNA PÉREZ, MANUEL.  52;  casado;  perito  industrial.  Sin  duda, su condición de vocal del Comité local del Bloque Nacional fue detenido ingresando en la cárcel a disposición del gobernador civil el 22 de julio, siendo sacado de aquella por las turbas que la asaltaron y le asesinaron a tiros en unión de otros detenidos en las afueras de la ciudad y sitio llamado la Moraleda.
  • MÁRQUEZ LIMÓN, JERÓNIMO Fr. 55; sacerdote; religioso Capuchino; 3-8-36. En la tarde de este día se presentaron las turbas en el Convento de Capuchinos Luis de Valenciana. Apoderándose de cuantos colchones había en el mismo y Escuela Seráfica, registrando el edificio a pretexto de buscar armas y produciéndose en términos de amenaza, hasta el extremo de sacar a los religiosos a un patio simulando que los iban a fusilar. Fray Luis de Valenciana logró huir por una ventana, pero al saltar se fracturó una articulación del pie, por lo que fue requerida una camilla de la Cruz Roja para trasladar al herido a un sanatorio, y cuando era transportado se apoderaron las turbas de la camilla y la llevaron a la calle Fresca donde asesinaron a tiros al religioso, ensañándose en el cadáver, cuya cabeza golpearon hasta producir la salida de toda la masa encefálica. 
  • MORENO CHECA, JERÓNIMO. 44; casado; 6-8-36. Sacado de su casa por las turbas después de haber agotado todas sus disponibilidades económicas, fue llevado a la calle General Ríos fusilándolo en la esquina del callejón de Urbina. Durante el trayecto fue objeto de insultos y malos tratos de obra. Pertenecía a Acción Popular. 
  • MORENO FERNÁNDEZ DE RODAS, CARLOS. 60; casado; 5-8-36. Fue varias veces concejal y alcalde de Antequera durante la Dictadura, permaneciendo después retraído de la política desde la constitución en esta ciudad del Bloque Nacional al que se afilió sin cargo directivo. En la tarde del 5 de agosto fue sacado por la turbas de su casa en unión de su hijo D. Carlos. Casi en la puerta les fue hecha una descarga que produjo la muerte a D. Carlos Moreno, logrando huir su hijo, que resultó ileso. 
  • MORENO FERNÁNDEZ DE RODAS, JOAQUÍN.72; casdo; Tte. coronel Artillería; 7-8-36. Habiendo sido incendiada la noche del 19 de julio la casa de este Sr., se trasladó con su señora al Hotel Madrid, de donde fue sacado por las turbas en las primeras horas de la noche del 7 de agosto y asesinado a tiros en la calle de la Encarnación. 
  • MORENO PAREJA-OBREGÓN, JOSÉ. 38; casado; Habiendo sido incendiada su  casa el  19 de  julio, aceptó  la hospitalidad  de D.ª  Gertrudis Casasola, donde permaneció hasta que, descubierto por las turbas, fue sacado de la casa de dicha Sra. y llevado en medio de los más crueles tratos hasta la puerta de la Iglesia de las Descalzas, donde agotado cayó al suelo, siendo fusilado. El domicilio de esta víctima era la casa palacio de D.ª María Serradle Drocems, obra póstuma del ilustre arquitecto sevillano D. Aníbal González. El edificio fue incendiado y destrozado por las turbas. De este edificio fueron robadas una corona de oro de más de 70 cm de alto, un manto de tisú de plata, dos candelabros monumentales del mismo metal e infinidad de joyas y objetos de adorno del paso de Ntra. Sra. del Socorro del que el Sr. Moreno era mayordomo, calculándose el valor intrínseco de lo robado en unas 500 000 ptas., sin contar la antigüedad y el mérito artístico de lo robado, que había sido acumulado durante cinco siglos por el fervor de los antequeranos a tan popular imagen. El  Sr.  Moreno  Pareja-Obregón  había sido concejal con la Dictadura de Primo de Rivera, y de elección popular el 12 de abril de. 1931. Desempeñaba el cargo de vicepresidente de Acción Popular, con gran entusiasmo.
  • MORENO PAREJA-OBREGÓN, JUAN DE DIOS. 31; soltero; 6-8-36. Fue sacado de su casa por las turbas y llevado al cementerio, en cuya puerta lo mataron a tiros. 
  • MUÑOZ GONZÁLEZ DEL PINO, JOAQUÍN. 43; casado; 6-8-36. Sin consideración a encontrarse este Sr. muy enfermo, fue sacado de la casa de su padre político, D. Juan Antonio Jiménez Rodríguez y llevado a la explanada del Convento de Capuchinos, donde fue muerto a tiros. 
  • MUÑOZ ROJAS, JAVIER. 25; casado; oficial de Caballería; este Sr. se retiró en virtud de la Ley Azaña, dedicándose a labrar sus fincas, con lo que realizaba una intensa labor social. Al regreso de su viaje de bodas pasaba unos días con sus padres políticos, sorprendiéndole aquí el movimiento. Sacado del domicilio de estos en unión de su suegro, D. Manuel Ramírez Jiménez y su cuñado, D. José Ramírez Muñoz eran llevados por las turbas en dirección al Cuartel de la Guardia Civil, a cincuenta metros del cual, en calle Alameda les fueron hechas varias descargas produciéndoles la muerte. 
  • ORTIZ MUÑOZ, FRANCISCO. 18; soltero; obrero; 30-7-36. El día 29 había ingresado en la cárcel del partido por orden de la alcaldía y a disposición del Gobierno Civil. Pertenecía a Acción Popular. Al ser asaltada el día 30 la cárcel por las turbas, fue llevado con más detenidos a la Moraleda, donde fue asesinado a tiros. 
  • OTERO LARA, ANTONIO. 23-7-36. El cadáver de este Sr. que era vecino de Villanueva de Algaidas fue encontrado en las inmediaciones del ferrocarril de esta ciudad, presentando una herida por arma de fuego en la región frontal, con salida de casi toda la masa encefálica y pérdida de dicho hueso, ignorándose las circunstancias en que se cometió ese asesinato. 
  • PALOMO VALLEJO, MIGUEL. 58; presbítero; 3-8-36. Fue sacado por las turbas del domicilio de su hermano D. Ildefonso, con el cual vivía y a pocos metros de su casa fue muerto a tiros. 
  • PEDRAZA  GALÁN,  AGUSTINA.  75;  viuda;  casada;  3-8-36.  Fue incendiado su domicilio, donde pereció de la asfixia y las quemaduras, en unión de su hijo José Castilla Pedraza, obrero a quien los rojos reputaban fascista. 
  • PÉREZ RUANA, JUAN (P. Crispín de Cuevas Bajas). 61; sacerdote; religioso Capuchino. Sacado por las turbas del convento fue asesinado a la puerta del mismo con otros religiosos de dicha comunidad. 
  •  PÉREZ SOLANO, ANTONIO. 60; sacerdote; párroco de Sta. María; 5-8-36. Fue llamado a la puerta de su casa y al salir recibió una descarga a bocajarro.
  • PORRAS GÁLVEZ, JOSEFA. 56; 22-7-36. Esta Sra. fue herida por los marxistas de Antequera al término de Archidona, siendo traída a esta ciudad por sus familiares e ingresándola en el sanatorio del Dr. López Ureña, donde falleció. 
  • POZO AVILÉS, ANTONIO. 60; sacerdote; 5-8-36. Desempañaba el cargo de capellán del cementerio y las funciones de administrador hasta que como consecuencia de la legislación laica de la República cesó en el cargo de capellán y se le reconocieron sus derechos como administrador, cuyo cargo continuaba desempeñando. Al advenimiento del Frente Popular, fue declarado cesante a la formación de expediente, formulándose por el interesado los oportunos recursos. El 5 de agosto fue llamado cuando se hallaba en su casa y al salir a la puerta se le hizo una descarga por las turbas que le aguardaban, muriendo en el acto. 
  • POZO GONZÁLEZ, DIEGO DEL. 19 a; soltero; estudiante; 7-8-36. 
  • POZO GONZÁLEZ, JESÚS DEL. 20 a.; id. id. id. Estos dos hermanos fueron sacados de su casa en unión de su padre, D. Jesús del Pozo Herrera y llevados por las turbas a las afueras fusilando al mayor de los hermanos en unión de su padre y dejando huir a D. Diego, sobre el que estuvieron haciendo alarde de puntería hasta que le dieron muerte. 
  • POZO HERRERA, JESÚS DEL. Republicano radical desde su niñez, fue elegido concejal en 1931 y alcalde a fines de 1932, cargo que desempeñó hasta fines de enero de 1935, caracterizando su gestión un extraordinario celo en defensa del orden público y un gran respeto a todas las derechas. Sacado de su domicilio por las turbas en unión de sus hijos, fue asesinado a tiros en las afueras, ensañándose los asesinos con su cadáver, hasta el extremo de haberle machacado la cabeza con una piedra.
  • RAMÍREZ HURTADO, AGUSTÍN. 60; casado; agricultor; 4-8-36. Este Sr. era el encargado o capataz de D. José Carreira Ramírez en el cortijo de los Prados, en cuya finca se encontraba dicho día cuando se presentaron 4 o 5 hombres armados con orden de que les acompañara a esta ciudad, cuyos individuos al llegar al cruce de la carretera de Mollina con la de Bobadilla le hicieron una descarga dejándole abandonado y siendo traído en tan grave estado al Hospital de esta ciudad, que falleció. Carecía de antecedentes políticos. 
  •  RAMÍREZ MORENO, JOSÉ. 17; soltero; estudiante; 28-7-36. 
  • RAMÍREZ MORENO, MANUEL. 50; casado; 28-7-36. En la noche del día expresado estos Sres., hijo y padre respectivamente, fueron sacados de su domicilio por las turbas en unión de D. Javier Muñoz Rojas, llevando a los tres detenidos y con los brazos en alto en dirección al Cuartel de la Guardia Civil y como a unos 50 metros de este, les hicieron varias descargas que les produjeron la muerte. 
  • RAMOS CASTILLA, JOSÉ. 20; soltero; estudiante; 7-8-36  
  • RAMOS CASTILLA, JUAN. 22;  id.; perito indt.; id.
  • RAMOS CASTILLA, NICOLÁS. 20; id.; estudiante; id.
  • RAMOS GAITERO, JOSÉ. 54; casado; industrial; id.

Los tres primeros, son hijos del que figura en 42.º lugar. Todos ellos eran afiliados al Bloque nacional, en cuyo comité local desempeñaba D. José Ramos Castilla el cargo de vocal. Los tres primeros fueron detenidos en su domicilio a pretexto de llevarles a prestar una declaración siendo conducidos al cementerio, a cuyas puertas fueron asesinados a tiros. Consumado este hecho, volvieron los milicianos rojos al domicilio de las víctimas, donde requirieron al Sr. Ramos Gaitero para que les acompañara a aclarar unos extremos y en el mismo automóvil que habían utilizado para llevar a los hijos fue llevado el padre al cementerio, donde le fue presentado el montón formado por los cadáveres de sus hijos, sobre los que parece que cayó desvanecido, siendo asesinado a tiros.

  • RECALDE DE MARUREGUI, JOSÉ M-ª (P. Ignacio de Galdácano). 24; sacerdote; religioso Capuchino; 5-8-36. Fue sacado en unión de otros padres del convento, a la puerta del cual fueron asesinados por las turbas. 
  • RODRÍGUEZ DÍAZ, ANTONIO. 52; casado; 30-7-36. RODRÍGUEZ DÍAZ, JUAN. 42; abogado.
  • RODRÍGUEZ DÍAZ, MANUEL. 55.; casado; los hermanos se encontraban en una finca de su propiedad y fueron detenidos e ingresados en la cárcel de esta ciudad el 23 de julio de 1936. Todos ellos pertenecían al Partido Agrario, desempeñando D. Juan un cargo en el Comité Provincial del mismo. Antes, había sido este Sr. concejal de este ayuntamiento y gestor provincial durante la Dictadura. El 30 de julio fueron sacados de la cárcel por las turbas que la asaltaron, y llevados en unión de otros presos a la Moraleda, donde fueron fusilados. 
  • RODRÍGUEZ NAVARRO, RAFAEL (Fr. Pacífico de Ronda). 54; soltero; religioso Capuchino; 7-8-36. Cuando el Convento de Capuchinos fue asaltado por las turbas, este religioso, que era limosnero del convento, logró huir vestido de paisano, pero cayó en poder de los marxistas, que lo encerraron en el arresto municipal hasta que el día 7 de agosto fue sacado en unión de otros detenidos para llevarlo al cementerio a fusilarlo. En el momento de salir de la prevención logró huir, siendo perseguido por los rojos, que le dieron muerte de tres balazos en las proximidades del hospital. 
  • ROJAS ÁLVAREZ, JAVIER. 38; casado; 30-7-36. Era uno de los fundadores de Acción Popular a cuyo comité directivo local pertenecía, lo que hizo que al producirse el movimiento subversivo de octubre de 1934 le nombrara el Gobierno Civil delegado de Orden Público y alcalde gestor único del Ayuntamiento de Campillos, donde mereció su gestión grandes alabanzas, así como un oficio laudatorio del Gobierno Civil al Ayuntamiento de Antequera para que constara en la hoja de servicio del Sr. Rojas. Al advenimiento del Frente Popular fue destituido sin formación de expediente de su cargo de jefe de Negociado de la Secretaría de este ayuntamiento y encarcelado varias veces por el alcalde socialista. En la tarde del 18 de julio fue detenido e ingresado en el arresto municipal donde permaneció hasta el 23, en que se le trasladó a la cárcel del partido a disposición del Gobierno Civil. El día 30, cuando las turbas asaltaron la prisión, fue llevado con los otros presos gubernativos a la Moraleda, donde fue asesinado. 
  • ROJAS MANZANARES, JOSÉ. 22; soltero; estudiante; 24-7-36. 
  • ROJAS PÉREZ, JOSÉ. 50; viudo; perito Idustal.; id. Estos dos señores pertenecían a Acción Popular, a cuyo comité directivo local perteneció el Sr. Rojas Pérez. Este Sr. gozaba de grandes simpatías entre los obreros conoce- dores de su difícil situación económica por haber acometido otras superiores a sus medios, solo por solucionar el paro obrero. Al producirse el movimien- to el 18 de julio, el Sr. Rojas Pérez, no confiando en su ascendiente con los obreros, fue a refugiarse, en unión de sus tres hijos y de su yerno D. Antonio Carreira Jiménez, en el domicilio de D. Eusebio Ureta Manzanares, donde fue descubierto por las turbas que buscaban al Sr. Carreira. El Sr. Rojas per- suadió a los obreros de que se marcharan sin llevar a cabo sus criminales propósitos. Volvieron a poco, y al tratar de convencerlos una vez más, un dis- paro hecho desde el portal hizo caer muerto al Sr. Rojas Pérez en el vestíbulo. El hijo del Sr. Rojas Pérez huyó por las escaleras y después de comprobar la imposibilidad de fugarse por los tejados, por estar la casa sitiada, se ocultó en el desván tras la cúpula de la escalera, y allí fue descubierto por los rojos, que allí mismo lo asesinaron a tiros, y después de muerto lo arrastraron por los pies, haciéndole bajar la escalera golpeando los escalones con la cabeza, hasta dejar el cadáver en el vestíbulo al lado del de su padre. 
  • ROMERO GARCÍA, FRANCISCO. 52; casado; propietario; 30-7-36. Afiliado al Bloque Nacional vivía con su familia en una finca de las afueras de la población en la cual fue detenido y llevado al arresto municipal, de donde pasó a la cárcel el 24, siendo sacado de ella en unión de otros 12 presos por las turbas que la asaltaron el 30 de julio, siendo llevado maniatado a la Moraleda, donde le asesinaron a tiros. 
  • RUIZ GARCÍA, FÉLIX. 42;  casado;  comerciante;  5-8-36.  A  este Sr. concejal radical elegido en abril de 1931 le fue incendiada su casa y establecimiento, que era uno de los comercios de tejidos más importantes de la plaza el 19 de julio, teniendo que refugiarse en unión de su familia, en la casa de D.ª Asunción García García, de donde fue sacado por un grupo de milicianos que en automóvil llevó al Sr. Ruiz García a la salida de la ciudad por la carretera de Granada, donde lo asesinaron a tiros. 
  • SÁNCHEZ AGUILAR, ANTONIO. 23; soltero; estudiante; 5-8-36. SÁNCHEZ AGUILAR, ERNESTO. 30; id.; farmacéutico; id. SÁNCHEZ AGUILAR, FRANCISCO. 28; id; médico; id. SÁNCHEZ AGUILAR, PEDRO.
  • SÁNCHEZ PUENTE, ANTONIO. 63; viudo; abogado, juez municipal, id. Estos Sres. fueron sacados de su casa el 5 de agosto por un grupo de milicianos que pretendían sacar solamente a D. Antonio y D. Pedro Sánchez Aguilar, falangistas, para prestar una declaración. Como el padre, Sr. Sánchez Puente, y los otros hermanos supusieran que se trataba de asesinarlos, se negaron a dejarles salir, imponiendo la condición de acompañarlos, y para hacer valer su condición de autoridad, el Sr. Sánchez Puente salió llevando el bastón de juez municipañ, verdadera alhaja, por ser de carey y oro y muy antiguo. En automóvil fueron llevados a la explanada de Capuchinos y fusilados allí dentro del automóvil, siendo entregado después el bastón al Juzgado, partido en varios pedazos y lleno de coágulos de sangre. 
  • SÁNCHEZ PUENTE, TEODORO. 52; casado; indtal.; 5-8-36. Este Sr. se ocultaba en una casa de calle del Río, de donde fue sacado por los rojos que lo asesinaron a tiros a poca distancia del sitio donde había estado oculto. 
  •  SOTO CARRERA, ANDRÉS (P. Gil del Puerto de Sta. María). 53; sacerdote; religioso Capuchino; 5-8-36. Fue sacado del convento por las turbas con los otros frailes de la comunidad y asesinado a tiros en la puerta. 
  • URIARTE OLAETA, FRAY FÉLIX. 40; sacerdote; R. Trinitario; 23-7-36. Habiendo invadido los rojos el Convento de la Trinidad había abandonado este, como los demás religiosos, vestido de paisano, y se dirigía a una casa particular en unión del P. Hipólito de Velacartu, donde tenían ofrecida hospitalidad; pero habiendo observado grupos sospechosos en las inmediaciones de tal casa para evitar compromisos a la familia que la habitaba, siguió dirigiéndose hacia la calle principal, donde fueron registrados por unos milicianos de la F.A.I. que habiéndolos considerado sospechosos, decidieron llevarlos detenidos. Al llegar a la esquina de calle de Antequera, les hicieron una descarga; cayendo muerto el P. Félix y gravemente herido el P. Hipólito, el cual fue llevado al hospital, donde permaneció hasta que fue dado de alta después de la liberación de esta ciudad de Antequera. 
  • VELASCO  SORIANO,  MANUEL.  63;  guarda  jurado;  5-8-36.  Fue encontrado su cadáver, que presentaba cuatro heridas de arma de fuego, una de ellas mortal de necesidad. Este obrero fue víctima de su lealtad a su patrono D. José Carrerira Ramírez y del odio con que distinguía a los marxistas. 
  • VILANOVA MÁS, FEDERICO. 28; soltero; empleado; 30-7-36. Fue detenido el 19 de julio a las 3 de la madrugada en compañía de su padre, D. Salvador Vilanova Blasco. Pertenecía a Falange Española de la que había sido secretario. Del arresto municipal fue llevado a la cárcel del partido el día 23, donde permaneció hasta que, asaltada la prisión por las turbas, fue trasladado con otros detenidos a la Moraleda, donde lo asesinaron. 
  • VILLARRASO GONZÁLEZ, ANTONIO. 55; obrero agrícola; 23-7-36. Este obrero parece ser que era muy conocido por sus ideas falangistas, siendo encontrado su cadáver en las afueras de la población. Presentaba dos heridas de bala una de ellas mortal de necesidad.

(Oficio Alcaldía 28 de julio de 1937)18.

En la zona de influencia de Antequera, ciudad, no existe represión republicana.

Alameda, no existen muertos, 15 en el frente.

 Fuente Piedra, no existen muertos, 15 en el frente.

 Humilladero, no existen muertos, 7 en el frente.

Mollina, no existen muertos, 20 en el frente.

Cuevas Bajas, 1 muerto y enterrado en Antequera.

Cuevas de San Marcos, ninguno.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio